sábado, 31 de agosto de 2013

Keep calm and carry on

Desde mi más tierna infancia he tenido auténtica predilección por todo lo que suene anglosajón, por esa cultura tan tradicional, costumbrista y filántropa (hasta el punto de adueñarse de medio Egipto y media Grecia). Todo aquello que suene a British me fascina.