sábado, 7 de marzo de 2015

Two faced

Es muy difícil describir con pocas palabras una gran ciudad como es Nueva York, si tuviera que elegir un adjetivo quizás utilizase amazing, porque realmente es una ciudad impresionante. Me cuesta describir el ambiente new yorker (no es correcto, lo sé, pero me niego a escribir neoyorquino), lleno de gente de todos los lugares del mundo, vestidos de la manera mas estrafalaria que te puedas imaginar. Si usas el metro te darás cuenta de lo que digo: una señora del Upper East Side vestida con un abrigo de piel sentada al lado del chino punk y del negro rastafari. En el metro puedes hacer un análisis sociológico profundo, conociendo las verdaderas entrañas de la ciudad. Por la noche el retrato es algo diferente, priman los vagabundos que para no congelarse en las heladas calles de Nueva York  a -10 grados, tienen que cobijarse en un vagón de metro para poder dormir.

Nueva York es un ciudad de contrastes, yo misma he podido vivir esta división, pasando de un estilo de vida alto, de restaurantes de alto standing y sibaritas a un estilo mucho más hipster, visitando sitios de moda más que clásicos pero a un precio razonable (entendamos como razonable cantidades que en España nos parecerían totalmente inapropiadas, desorbitadas, pero no olvidemos que esta es la ciudad que nunca duerme, el centro de toda vanguardia,  la ciudad más cosmopolita del mundo).

Durante estos 4 meses en los que voy a tener la suerte de recorrer sus calles, disfrutar de su arte, de su cultura y su gastronomía, intentaré plasmar todas las impresiones que he vivido, todos los lugares que he visitado y que poco a poco han hecho de esta ciudad parte de mi.



No hay comentarios:

Publicar un comentario