lunes, 6 de abril de 2015

Brunch - chapter one

Una de las costumbres que más me gustan y disfruto de NY es sin duda el brunch, tanto por la comida como por los cocktails y no pienso perderme ni uno durante estos meses.

Aunque su origen es británico, está claro que los americanos le han dado a este concepto de desayuno-comida una fama que hace que cambie su nacionalidad y se asocie su procedencia a los Estados Unidos.

Se supone que el brunch debe ser una comida intermedia entre un desayuno y una comida, que sustituya a estas dos, pero es inevitable que siendo española, no pueda meterme entre pecho y espalda dos huevos benedictinos a las 11 de la mañana, lo que hace que sea siempre para mí más lunch que breakfast. Sea como fuere, hay que preservar todas las fiestas de guardar americanas, así que soy una auténtica fan de esta idea.