lunes, 6 de abril de 2015

Brunch - chapter one

Una de las costumbres que más me gustan y disfruto de NY es sin duda el brunch, tanto por la comida como por los cocktails y no pienso perderme ni uno durante estos meses.

Aunque su origen es británico, está claro que los americanos le han dado a este concepto de desayuno-comida una fama que hace que cambie su nacionalidad y se asocie su procedencia a los Estados Unidos.

Se supone que el brunch debe ser una comida intermedia entre un desayuno y una comida, que sustituya a estas dos, pero es inevitable que siendo española, no pueda meterme entre pecho y espalda dos huevos benedictinos a las 11 de la mañana, lo que hace que sea siempre para mí más lunch que breakfast. Sea como fuere, hay que preservar todas las fiestas de guardar americanas, así que soy una auténtica fan de esta idea.


  • Sarabeth's: uno de los clásicos en cuanto al brunch. Tiene varios locales, todos con su encanto particular, y si tuviera que elegir iría al de Central Park South, simplemente por el gusto del paseo previo por Central Park. Los huevos benedictinos deliciosos, y los pancakes un éxito asegurado. ¿Y para beber? Four flower mimosa, mi mimosa favorita de todas las que he probado hasta hoy. No solo lleva zumo de naranja, sino que se acompaña de zumo de piña, de plátano y de granada. Está tremendo. 40 Central Park South (en la 59th entre la 5 y la 6 avenida).
Sarabeth's


  • The Smith: : nos encontramos en el Midtown un local muy ambientado, lleno hasta la bola y muy ruidoso. Estos adjetivos pueden ser positivos o negativos según como nos levantemos, hay días que apetece estar solo en una cafetería y otras veces estar rodeada de gente. En esta ocasión me pedí una versión de los huevos benedictinos, que se llaman potato waffle benedict, van sobre una base de waffle de patata (que está realmente bueno) y por encima espinacas con parmesano. Además, por el precio de los platos del brunch te regalan los cocktails típicos (bloody mary, bellini..). Un sitio barato y muy recomendable.


  • Balthazar: por recomendación de mis tías, de todas las guías y blogs que he leído y por el buen recuerdo que tengo del local de Londres, fui a esta brasserie francesa tan aclamada. Y las críticas son totalmente ciertas: el mejor brunch de NY. Eso sí, ten la cartera a mano porque es caro. Pero merece absolutamente la pena. Tantos los huevos benedictinos, como los huevos noruegos (versión 2.1 con salmón), como los huevos florentinos (versión 2.2 con espinacas, alcachofas y parmesano) están de escándalo. Si prefieres algo más dulce, los waffles con frutas del bosque debe ser tu elección. La pastelería es excelente, al igual que la panadería. Para beber, mimosa nuevamente (soy una fan del champán). Es un lugar muy bonito, con encanto, sofisticado, extenso aunque las mesas están muy juntas. Personalmente dejaría un hueco para ir a este restaurante, si no se puede ir al brunch, al menos por un cappuccino y un home-made doughnut.
Balthazar






No hay comentarios:

Publicar un comentario