domingo, 10 de mayo de 2015

Conociendo Brooklyn

Cuando pensaba en ir a Brooklyn me imaginaba una zona excesivamente hipster, llena de modernitos y gafapastas, un estilo totalmente grunge, demasiado alternativo para mi, lo que me echaba un poco para atrás. Pero claro, ya que estoy 4 meses aquí en NY, no voy a quedarme siempre en Manhattan, voy a salir un poco de mi círculo de confianza y moverme al lejano Brooklyn. Es como el centro de Sevilla... si lo tiene todo, ¿para qué salir? 

Aún así me decidí a cruzar las fronteras,  y aunque el ambiente peca un poco de todo lo anterior comentado, se abrió ante mi una cantidad excepcional de bares, restaurantes, locales de música en directo, cafeterías, tiendas de ropa curiosas, de complementos... Sinceramente, me encantó. Como todo en esta vida tiene pegas y las tiendas tan famosas de 2ª mano son realmente horribles.


Es una zona para pasear, caminar por Williamsburg, ver el Skyline mientras comes en Smorgasburg (mercadillo de comida que ponen todos los sábados desde Abril a Noviembre, con vistas impresionantes al East River y Manhattan) y adentrarte en el barrio judío ortodoxo, transportándote a otro siglo, viendo a todas esas mujeres tan jóvenes con 6-7 hijos y los hombres con las típicas vestimentas.




Otro lugar totalmente recomendable es Brooklyn Bowl, que aunque como su propio nombre indica es una bolera, se hizo famoso por la música en directo que ofrece, en un edificio que originalmente era una fundición que data de 1880. Tuve la suerte de ir a ver a SugarBad, un grupo que combina el rock y el soul. Os dejo un enlace: In case

Para escuchar música en directo (gratis) y tomar un cocktail (en mi caso, un margarita de lavanda), hay que ir los viernes o sábados al bar de la academia de música de Brooklyn, el BAM Café. Un lugar con los techo altos, los típicos lofts de las películas, todo decorado con muchas luces, realmente bonito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario